¡Hola! Me llamo Cintia. A veces escribo cosas. Nunca las mostraba, hasta que entendí que así como a mí me encanta encontrarme con lo que sale de la imaginación de otras personas, también puede que haya quienes tengan ganas de entrar a chusmear lo que sale de acá. Así resolví empezar este blog.

Podés empezar por acá abajo con las entradas más nuevas, leer todas las entradas o por categoría a partir del menú principal o buscar lo que quieras en el motor de búsqueda de más abajo. Leé, comentá, opiná, compartí, preguntá, sugerí, hacé lo que tengas ganas.

Estás como en tu casa, pero acá no tenés que limpiar ni cocinarte.

  • Salvar al chancho
    Este parecería un buen momento para frenar y repasar todas las decisiones de vida que habían culminado en ese punto exacto de la historia, pero ahora no había tiempo. Ahora había que lograr escapar de los guardias de seguridad de Canal 12 para poder volver a la máquina del tiempo.Sigue leyendo «Salvar al chancho»
  • Lentes
    Es solo el puntito rojo de luz que indica que la tele está conectada. Lo sé, en teoría. Pero no tengo los lentes puestos, así que por más que quiera convencerme de que es eso que mi cerebro conoce, en realidad veo otra cosa. A veces veo una especie deSigue leyendo «Lentes»
  • Vacío
    Hay tanto silencio acá que da miedo moverse. Todo movimiento suena a grito. Un cierre que se abre, la hoja de un cuaderno que se arruga, el botón de una lapicera que hace clic. Recién me rasqué el brazo y todo diría que tengo un amplificador en la piel. OjaláSigue leyendo «Vacío»
  • Uniformes
    No sé qué hago acá. No me interesa nada de lo que están hablando y no me logro concentrar. Debería interesarme. Debería resultarme fascinante. Pero no. ¿Les pasará lo mismo a todos? Allá está aquel desviviéndose por dejar constancia de lo atento que está. Acá está este otro haciendo comentariosSigue leyendo «Uniformes»
  • Charco
    En el charco de agua sucia se refleja un edificio gris. Busco con la mirada para encontrar el edificio real y me cuesta, mi desorientación influye hasta en eso. Pero ahí está, más gris y más sucio que el agua del charco. Vuelvo a mirar hacia abajo y veo queSigue leyendo «Charco»
  • Perfume
    Acá hay demasiado olor a limpiador líquido. A alguien se le fue la mano. Alguien quería demostrar la excelencia con la que hace su trabajo de limpieza, quizás. O tal vez fue algún torpe con cabeza de viernes que se chocó contra algo y volcó todo el balde. Eso esSigue leyendo «Perfume»